lunes, 23 de julio de 2012

Juego de manos

Estaba la vaca un día, di vi di, sentada en un rincón, do bo do, buscando papel y lápiz, di vi di, para escribirle al lobo, do bo do. El lobo le contestó, di vi di, que sí, di vi di, que no, do bo do. Y así se termina el cuento, di vi di, de la vaca y del lobo, do bo do.

2 comentarios:

Ya Tú Sabes dijo...

Popeye el marino soy, soy, soy

Memoriona dijo...

Estaba la Catalina sentada bajo un laurel mirando la frescura de las hojas al caer... la primera teleserie cantada