sábado, 24 de enero de 2009

Las manitos


Digno comentario de fin de semana veraniego: hablar de potos (¿pero cómo, si el título dice "las manitos"?). Piensen un poco en qué relación podrían tener las manos y el poto y al tiro me van a entender. Si les digo un nombre me entenderán mejor: Lucho Jara.
No me parecen escandalosas las escenas del ascensor que tanto se comentaron: es su señora, iban solos y no se imaginaron que un gil los estaba grabando.
Bien por los Jara que se dan tiempo para cariños y juegos.
Mal por los vigilantes que se creen Willy el conserje (los que vean los Simpsons me entienden).

Aprovecho de contar uno de los chistes fomes más clásicos:
"Había una vez dos mexicanos conversando:
¿Dónde vas, mano?
Al estadio, mano
¿Y a qué, mano?
A correr mano"

4 comentarios:

markin dijo...

La juventud, esta en nuestro interior. Preservarla , practicarla... goce de pocos.

Más aún, en pareja, tdo está permitido, menos los ojos ajenos.

:)

pez dijo...

A mí me cae pésimo el tal Luchito Jara, pero me cayó bien su actitud pololera con la señora. Igual me cae mal, pero ahora un poco menos.

Ñoña memoriona dijo...

Actitud pololera ¡linda construcción!, me gustó. Usaré tu frase.

pez dijo...

Honrada me siento