jueves, 21 de febrero de 2008

Cosas raras


Es cosa de afinar el oído y fijarse en los detalles. Rarezas por doquier, pero una que me dejó pensando: la niña en India que se casó con un perro para evitar la maldición en su pueblo.
Es demasiado rebuscado.

3 comentarios:

Alex dijo...

¿Enserio? Eso si que es rebuscado.
Voy a postear aqui mismo sobre el texto anterior. Lo que yo hago cada vez que termino un libro (que sea mio) es ponerle la fecha de cuando lo acabé en la primera página. Así cuando vuelvo a leerlo veo la fecha y recuerdo los momentos felices y difíciles de esa época.
"recordar es el ejercicio más bello del mundo"

bicho maldito dijo...

Me pregunto cuan chifladas y grotescas encontrará la gente de India a nuestras costumbres occidentales...

Me acordé del Dalai Lama, cuando dijo (en alusión a Occidente): "...ustedes, que tienen esta especie de teoría de Dios..."

Brillante.

Ñoña memoriona dijo...

Qué ordenado el método de lectura. En cuanto a las costumbres culturales, cada cual con sus anteojeras, dependiendo de su contexto.
¿Nos habrá influenciado la luna roja? (léanlo imaginando fondo con aullidos)