sábado, 16 de febrero de 2008

Ordenar


No he entendido nunca por qué a veces me es tan fácil hacer las cosas "de la casa" y otras se me hace una lata tremenda. Hay días en que un par de zapatos puede pasar tranquilamente 72 horas al medio del living, otras veces en que cocino almuerzos de 4 platos. Nunca me ha pasado que me den unas ganas irrefrenables de planchar.
Bueno, es uno de los misterios de la vida que tal vez un día pueda dilucidar. Bienvenidos a mi dimensión desconocida.

5 comentarios:

Alex dijo...

jajaja a todos nos da lata muchas veces hacer las cosas de la casa. Y no es tan malo darse un relajo y simplemente no hacerlas en algún tiempo.
Saludos y que estés bien

SoL LuNaR dijo...

Cada vez que planchas u ordenas lo exterior, de algun modo estás ordenando y equilibrando lo interno...eso si, solo si lo haces con amor, sino...no.

Claudia Pas dijo...

jajaja mi dimension desconocida tambien. nunca me han dado ganas de planchar, o de lavar los platos... me dan ganas de cocinar o de ver tele jajaja.
misterios.

aun que creo es necesario hacerlos de vez en cuando.

ta ta

coca dijo...

yo creo que las tareas hogareñas son tan poco valoradas que a casi toda la gente le disgusta hacerlas, imaginate que fueran muy apetecidas, como ser astronauta, que casi nadie puede, y que no lo deben pasar tan estupendo encerrados en unas naves pequeñísimas, pero que son admirados y envidiados por muchos. Creo que ayudaría el que te dijeran, gracias, sé que es una lata hacer esto, pero me doy cuenta de que nos amas, ya que lo haces con gusto....(soñar no cuesta nada)

Ñoña memoriona dijo...

¡Sería un incentivo genial!