jueves, 28 de agosto de 2008

Leer


Nunca he hecho el test de cuántas palabras por minuto puedo leer. Creo que son hartas, eso porque entreno todos los días. Me acuerdo de la primera vez de haber sentido eso de ver algo y no poder evitar leerlo; un disco Pare, un cartel, una pizarra de restaurante...una sensación rara pero agradable.
Ya no soy una devoradora de libros como hace unos años, pero tengo un librito a mano siempre que lo necesite.
Para los que les guste leer en voz alta existe un voluntariado en la Corporación para Ciegos, donde puedes aportar leyendo libros para aumentar la biblioteca de audios que personas de diferentes edades usan. Yo soy voluntaria hace unos meses.

Me acordé de Moe, cuando iba a leer cuentos a los niños del hospital y lloraba con Mujercitas.

Dichos con la palabra: Lee mis labios, Me leíste la mente, Lo leí en tus ojos.

3 comentarios:

Sebastian Norris dijo...

Hola Ñoña...

A mi me carga leer.
Por eso que cuando posteo, posteo puras weas.
Porque veo las fotos nomas.

Saludos Noñis.
=D

yop dijo...

me encanta leer, siempre tengo un librito a medio terminar... es que me da el relajo y el sueño cuando lo hago. También me pasa eso de leer compulvisamente alguno que me ha enganchado mucho... estar esperando el momento de poder seguir leyendo.
Y bueno, leo en el baño, si es baño ajeno y no hay nada por ahi (en el mio siempre hay diarios y revistas)leo los shampoo, jabones, cremas etc, jajjaja

Ñoña memoriona dijo...

Jajaja, para los que no son amigos de leer mucho pongo el podcast.
¡Yo he leído hasta la pasta de dientes!
Seguimos leyéndonos