sábado, 30 de agosto de 2008

¿Para qué?


A uno le pasan cosas, a gente conocida le pasan y a otra que no conocemos también. De todas ellas sabemos y muchas vecen nos impactan. A veces el asombro llega a un punto que nos hace cuestionar cómo vivimos, qué queremos y qué va a ser de nosotros de aquí a cinco o diez años.
Sé que es un viejo clisé el "que nadie tiene la vida comprada", pero es una prueba de la tremenda sabiduría que tienen las frases populares. Estoy pensando en las niñas que murieron ayer en el norte. En otras personas que han muerto en accidentes. En que nuestras certezas no son tales. En que nos movemos en un mundo donde las perspectivas cambian.
Hay algunos que dicen que es la vida, que es Dios o el destino. La cosa es que este intrincado juego de interacciones mutuas donde estamos es bien raro. Como las buenas películas tiene vueltas y finales inesperados.


Parecen preguntas de gurú de autoayuda pero:
¿Para qué hacemos lo que hacemos?
¿Estamos contentos con eso?
¿Tenemos con quien compartirlo?
¿Nos alegramos de lo que les pasa a los demás?
¿Nos importa sólo la plata o algo más?

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Te fuiste a las profundidades hoy día. Es bueno de repente cuestionarse acerca de el sentido de las cosas. Me gustó tu blog multimedia. Chao

Ya tú sabes dijo...

money, money money money... MONEY (la canción de El Aprendiz)

Sebastian Norris dijo...

Aaaaahhhh...
Te fuiste en la mas hippienta.
Jajaja.

Yo creo que deberia importarnos pasarlo bien nomas.
Porque es verdad po, mañana mismo uno se puee morir y si te preocupaste de puras leseras...
Sharshaaaaaaa po shora !!!



Beso Ñoña.
Babai.

Camila Mardones.- dijo...

Buenas preguntas de autoayuda

ahora quien chucha me las responde.

Ñoña memoriona dijo...

La iluminación es un largo camino.
Jajaja.
No, la idea es que cada uno pueda responderlas, o al menos esbozar una respuesta.
Saludos

La reina de las huevonas chilenas dijo...

Harto confusa la cuestión de nuestra existencia y actos.

Una profe de Filosofía decía que hacemos todas las huevás para llegar a ser felices, o sentir una sensación parecida.

Que pena por las chiquillas, realmente una pena por que eran jóvenes así como tu y yo.


Pero quizás la muerte no es tan mala, y estamos viviendo en la pandemia de la equivocación...


Ojalá sea así...


Saludos

Ñoña memoriona dijo...

Yo creo que el miedo es más a lo desconocido, a perder las rutinas, las certezas.. A su debido momento, todos lo sabremos