miércoles, 13 de agosto de 2008

Pies/patas


Hoy quiero detenerme en los pies, conocidos cariñosa y familiarmente como patas.
Los niños tienen patitas, por mucho que Lucila nos haya enseñado que son piececitos.

C. siempre pensó que en el comercial de talco desodorante el par de líneas que decía la patita eran "ñamañamaña", lo que interpretaba como el idioma de las patas. Se desilusionó un poco cuando descubrió que lo que decía era el slogan del talco: "Es un pie feliz".
Es un hecho que conectamos las emociones con las partes del cuerpo: alegría con el estómago, nerviosismo con la garganta, pero es raro cómo éstas se desplazan: el enojo sube (cosas y personas nos dejan hasta la coronilla) y el amor baja (enamorado hasta las patas).

Siempre estamos hablando de patas, les doy ejemplos:
Al pie de la letra es tomar algo literal, textualmente, sin desviarse de las palabras del mensaje.
Tener muchas patas (o patúo/patudo) es ser desde canchero hasta un poco fresco.
Para echar a alguien, se lo pone de patitas en la calle.
"Patitas para qué las quiero": cinematográfica forma de alentar a los pies para ponerse a correr.
Patas calientes le decían a uno que era muy bueno para bailar.

Patipelado es un pobre diablo, alguien que no tiene plata (lo que es menos despectivo que el pata rajá con que algunos desprecian a los "rotos").
El olor a pata es por todos conocido, tiene que ver con el olor a "rodilla" (que no se sabe si es a pata o a poto).
Las patas de gallo son las que nos salen en los bordes externos de los ojos.
Meter la pata es cuando nos equivocamos y nos hundimos en el error.
A pata suelta se duerme cuando lo hacemos profundamente, con los músculos relajados.
Las patas del enchufe son las que sirven para conectarlos.
Estar en pie es ya haberse levantado y vestido.
Tener mala pata es pasar por una racha de mala suerte.
Patero es el que adula, "hace la pata", el chupamedias.
Al morir estiramos la pata.
Pat´e cumbia son los cojos o los que tienen movimientos involuntarios de las extremidades inferiores (uy que sonó serio).
Saltamos en una pata cuando estamos muy contentos.

No sólo son patas los pies, sino las piernas completas:
"Es de patas flacas" o "patas de canario" se refiere a los que tienen las piernas muy flaquitas.
Patas de lana es el que se anda cayendo o no puede sostenerse parado.

Con el pie derecho es haber empezado bien las cosas, como con el pie izquierdo es haberlas iniciado mal. Tiene que ver con supersticiones; dicen que si uno se levanta con el pie izquierdo es de mala suerte.

Abracadabra, pata de cabra, se terminó el post.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

a los que les gustan las patitas de chancho son del otro equipo, saca la pata del acelerador, es calmate un poco, baja el ritmo de vida.

Ñoña memoriona dijo...

Es como chanta la moto...

Gracias por el aporte

pez dijo...

Las pataletas.
A mí me va a venir una cualquier día de éstos.

Anónimo dijo...

los pies me parecen muy sensuales, antes no me gustaban, pero creo que junto con dejar de arrastrar la bolsa del pan y chuzar la calle solita comenzaron a gustarme.... jajaja

pez dijo...

Una "pata inmobiliaria":

el pie para el deptoplayero/casitadecampo

Mi pata mortuoria favorita:

"paró la chala"

Artemis dijo...

aaaaa jajaja me encanta esa canción "aaa pata pataaaa".
a mi me gustan mis piecesitos olorosos a flores de queso =P
y si que tienen que ver mucho en nuestra vida cotidiana.



me hiciste acordar del slogan de eficient jajaja "es un pie feliz" me encantaba esa patita!!!!

^^

buena patita

saludos!

Ñoña memoriona dijo...

La primera patita de las cuecas (y las que siguen también, ahora que se acerca el dieciocho).
Los pies como fetiche...
Andar a pata.
Patalear para mantenerse a flote.
Patalear como sinónimo de alegar.

Se me habían estado olvidando las pataletas, gracias Pez.