miércoles, 10 de septiembre de 2008

Cuentos de terror


En estos tiempos es más fácil asustarse con la realidad que con cosas escritas en un libro. Echo de menos esa sensación de cagarme de susto cuando veía una película o leía algo (como esos cuentos inolvidables de Horacio Quiroga). Ahora estoy demasiado consciente de que es una construcción de alguien. En las películas me asusto más por lo inesperado que por la trama; un grito, un golpe sonoro o una mano que aparece de repente.
La última vez que sentí miedo de salir a la calle (no una cosa patológica, sino una sensación desagradable) fue después de hacer un trabajo de análisis de "A sangre fría" en la U. Me pasa cuando leo noticias. Es ese mismo miedo que me daban cuando chica las películas de monstruos.
Es un problema de verosimilitud.
Lo más curioso es que con las películas e historias tristes sí lloro a moco tendido. Por mucho que me doy cuenta de que son inventos, me gana la pena. Con las cosas de emoción lacrimosa no he podido convencer a la cabeza de que deje de meterse en las historias. Y los cuentos de amor (sufridos o no) me dan un tamborileo en el pecho.
¡Qué pueril!



3 comentarios:

Ya tú sabes dijo...

En varias partes he escuchado que los vivos dan más susto que los muertos, y tienen razón

Sebastian Norris dijo...

Hola Ñoñis.

Si po, en las peliculas da mas susto cuando suena algo derepente.
Jajaja, pal salto.

Sabis que tengo los tipicos de Capote, pero no los he leio nunca.
Jaja, me da lata. Los veo con tanta hoja y chaaaaaaaaaao.
Algun dia los leere.
Pero primero me comprare el ultimo de Ampuero.
Porque ya me lei Quien mato a Cristian Kusterman, Boleros en la Habana y El aleman de atacama hace años atras.
A ver si vuelvo a la lectura digo yo.



Que esti bien !!!
Besos.
Babai.

Pez dijo...

A mí me dio esa sensación con El Obsceno Pájaro de la Noche, ticket directo a la paranoia literaria, con la Peta Ponce, la perra amarilla, el mudito al que sólo dejaron el 20%, la casa de la encarnación de La Chimba, el Gigante, las siete viejas... uf.

Las pelis de terror en general son bien malas. Igual me gusta verlas, pero como que en las nuevas no se pasa más allá del susto "anecdótico".

¡Saluditos! Y gracias por los tuyos cumpleañeros. Ya te congratularemos con los de la comarca.