martes, 23 de septiembre de 2008

Efectos secundarios


Un rollito nuevo, un dolor de cabeza, un resfrío incipiente, dedos dormidos, sed implacable. ¿Con cuál amanecimos?
Yo con el rollito nuevo (flotador, llanta, michelin, gordito).
Han sido pocas las épocas de mi vida sin ninguno de estos compañeros de cintura: primera infancia, época universitaria. El resto del tiempo lo he pasado siempre con uno o dos flotadores. Hay gente que me dice que no se nota porque soy alta, pero sé que están ahí. No es algo que me quite el sueño, pero igual me gustaría ponerme (y que me quede bien) el vestidito morado con cuello en V que tengo en el closet.
Ya logré dejar de comerme las uñas, ahora voy a bajar unos kilitos. Mi problema es una "anorexia inversa"; siempre que me miro al espejo me encuentro bien, y de repente veo una foto o un video y recién cacho las gorduras que me acompañan.
No pienso matarme de hambre, pero voy a moderar las raciones y caminar más. Les cuento en un par de meses cómo resulta todo.

5 comentarios:

Ya tú sabes dijo...

con la caña

pez dijo...

Uyyy con los rollitos.
Es que, pucha pucha pucha, imposible pal 18.
Me comí como setecientos cincuenta choripanes con pebre.
Y panes pita con queso y jamón.
Y helado.
Y tantas cosas que nunca como.
Y no hice ejercicio.
Mi pobre cleta está botada hace dos semanas, desde que me picó un bicharraco de lenta cicatrización en el pie.
Gracias al bicharraco no tengo caña, por lo menos.
Los antibióticos me mantuvieron alejada de las cervezas y vinitos y chichas tan propios de la época.
Y los corticoides contribuyeron a hinflar aún más el rostro y cuerpo post 18.

Saludos,
del Pez Globo (propiamente tal)
Y suerte con el consumo moderado de alimento. Aunque mejor es comer lo mismo y hacer ejercicio. Que la caminata, la cleta, el buen jogging. Sobre todo con días tan lindos como el de hoy.

markin dijo...

En algún momento pensé nombrarías algo de esa pelicula...

pesares como la edad, y acostumbrarse a ello.

Nombras el tema "rollito", y caigo en sonrisa. Si sé que algunas mujeres, como jugando, le ponen nombre... yo les digo: "y, cómo está max" (el rollito).

También en hombres es preocupación. Y me preocupo cuando alguna persona me dice " tamos comiendo bien, eh" me miro, y me veo igual... pero son todos ellos quien juzgan.

:)

chau

Romaská dijo...

el maldito carma de ser mujer... los rollitos son detestable, se delantan con la polera ajustada que compraste tan cara pero era tan bonita... estamos obligadas a sufrir de ellos pero yo opte por quererlos asi no me hago problema jajaj

saludos,

Ñoña memoriona dijo...

El rollito es un compañero fiel que no quiere abandonarnos. Lástima Pez por lo del bicho. y sí es cierto que hay gente que te tira el comentario como talla, pero igual uno se siente mal.