martes, 22 de abril de 2008

Comer en la calle


Empieza a hacer frío y los vendedores callejeros cambian de rubro dedicándose a las frituras, que además de llenar de olor las calles y estaciones del Metro nos tientan con sus calorías calientitas con pebre: Pan amasado, arrollados primavera, anticuchos, jugos, empanadas, queques, pan integral, alfajores caseros, sopaipillas... desde cien pesos.
Me da un poco de susto desconocer la procedencia de estos amasijos fritos, pero no puedo negar que huelen bien los anticuchos a las siete de la tarde.
Si no quieren arriesgarse, propongo acordarse de la receta argentina de empanadas, comentada algunos días atrás, para quitar las ganas en dos segundos.

6 comentarios:

montt dijo...

Siempre ha sido una tentación en mi vida eso de andar, a lo anthony bourdain, probando suculencias callejeras por doquier. Pero mi colon irritable tiene otros planes para mí.
Es la cárcel de la guata de cristal.

Cariños

Ñoña memoriona dijo...

Yo no tengo la guata tan sensible, pero no probaría foca cruda y otros animalejos que él come. En realidad tampoco como muchas cosas de la calle, a menos que sea un hambre demasiado feroz.
¿La guata de cristal gruñe o cruje?

Sebastian Norris dijo...

Hola...
Oye la gente cree que las sapaipas las fabrican viejas con hiperhidrosis que las aplasta con la axila.
Pero eso no es cierto.
Las sopaipas las venden saliendo del metro en patronato a 37 pesos la sopaipa.
Y al contrario de lo que se cree, solo maquinas realizas las masitas.
Ahora, del pebre que ofrecen los vendedores no tengo idea.
Pero ahi es decicion de cada uno arriesgarse o no.

Saludos.

Ñoña memoriona dijo...

Gracias por el dato aclaración
Saludos comestibles
jaja

Maximo Valencia dijo...

Yo paso comiendo sopaipas con mostaza. Tengo que decir que las del metro Hospital Sotero del Rio (L4) son caseras y valen 2x100. ricas ricas ricas.

Las de moneda tambien son buenas.

Estos tipos juegan contigo. Vay saliendo del metro a las 8, cagao de hambre y esta el maso olor a asao. como decir que no?

un abrazo!

Ñoña memoriona dijo...

Saben tocar la fibra, eso es marketing.