sábado, 26 de abril de 2008

Derecho a decir



Estimados concuidadanos ciberespaciales:
Comentando temas de actualidad con diferentes blogueros (no sé si existe la palabra, pero igual me entienden ¿no?) pensaba en lo difícil que es, al menos en una sociedad como la nuestra (un poco anticuada, un poco miradora en menos, un poco temerosa), decir lo que de verdad se piensa. Hay como un miedo
genético al que dirán. Estoy de acuerdo con que es mucho más fácil pasar piolita y no manifestar nada, llevar el amén a lo que dice el grupo, pero eso al final nos afecta respecto a nuestras convicciones y opiniones. Nos deja ser influenciables. No es mi idea que reine la anarquía (buuu el cuco) sino que sepamos instalar una mirada más crítica, sin tragar todo tan pre digerido. Nunca me ha gustado que me digan lo que tengo que hacer, mucho menos qué pensar. Cuando niña aprendí a leer solita, y espero seguir haciéndolo siempre. Me gusta mi voz y me gusta tener voz propia.
He dicho señoras y señores

5 comentarios:

Maximo Valencia dijo...

Toda la razón, compañera!

je!

Creo que no decir lo que uno piensa es super perjudicial para uno mismo, ya que se tiende a pensar, en ocaciones, que uno esta equivocado.

Todos tenemos opinión y es necesario formar dialogo y debate, para que no parescamos seres no pensantes y que solo saben recivir ordenes.

seria mi humilde opinión.

un abrazo!

Ñoña memoriona dijo...

Gracias
Muchos saludos

Anónimo dijo...

siento orgullo de poder leer de manera independiente!
Felicitaciones y gracias por compartir tus cosas con el resto de nosotros

Ya tú sabes dijo...

Te apoyo totalmente.
Deberías trabajar en la radio

Ñoña memoriona dijo...

Gracias, me gustaría trabajar en una radio, jaja