martes, 11 de marzo de 2008

Abre tus ojos


Estaba leyendo en otro blog (zancada.com) sobre la música de matrimonios y hay un comentario que no alcancé a poner (no les digo qué puse para que no se arruine el misterio de mi identidad je je je), es que ya no se escucha el típico "Oye, abre tus ojos, mira hacia arriba, disfruta las cosas buenas que tiene la la la la..." era la canción optimista por excelencia de hace unos años, antes de la Vida es un Carnaval de Celia Cruz o del fome "Color Esperanza" (ya hablé de eso en un post de diciembre).
No sé, ahora la gente quiere alegrarse de la vida completa y no de un palmar, un riachuelo, un pedacito de cielo (además de un amigo, un buen consejo, un viaje en barco velero aunque no llegue primero). La más vieja era alegría por extensión, la de ahora es por comprensión.
No sé por qué mi inquietud, si no es una joya musical, debe ser que me recuerda veraneos infantiles.

3 comentarios:

GAMAL OMAR dijo...

optimismo en la vida ?...creo que en estos ultimos años el optimismo se ha visto derribado...no solo por nuestras propias trancas...ademas por la mentira diaria, por los medios de comunicacion que solo muestran la nube que nos esta acechando cada dia mas de cerca, por la infamia de los que nos gobiernas, por la imposibilidad de abrir las alamedas en dond ya no transita el hombre libre, ni menos alguien que quiera contruir una sociedad mejor...
saludos

:: ritalin :: dijo...

Buh, yo no voy nunca a matrimonios. parece que todos mis amigos/conocidosparientes/cercanos/colegas le tienen como miedillo.
Así que no sabría qué decirte.
Mi señora adora a Rafaella Carrá. Yo no puedo opinar porque sonaría, por lo menos, extraño. Jaja. Salu2.

Ñoña memoriona dijo...

GO:
Optimismo sí, creo que existe ese motor, que nos da fuerza para seguir luchando (o para empezar la lucha, depende del momento). Al proponerse una meta, por utópica que parezca y empezar a trabajar para que se concrete, estamos siendo optimistas. Ojo: no confundir optimismo con tontera o falta de crítica, valga la aclaración.
R:
Yo tampoco he ido a matrimonios hace poco, ahora que lo pienso, ni tampoco se ve ninguno en camino, así que sólo tarareo el lalala, lalaralalala.
Saludos, amables lectores