martes, 18 de marzo de 2008

Malo, no, ¡caca!


Al poner un poco de oreja entre el ajetreo diario descubrimos a los malvados asesinos de canciones, no se trata de los que con humor recrean partes de algunas, cambiando palabras para que suene divertido, sino las retorcidas almas que traspasan las canciones a midi (tipo ring tone de los viejos) o las hacen parte de una propaganda; ISAPRE, supermercados, AFP, hasta comestibles son excusa para matar la música de una forma lenta y dolorosa.
No son homenajes, no son parafraseos, son torturas musicales en 30 segundos. Ahora les ha dado con canciones de los 80... les hago un llamado, por favor no tuerzan mis recuerdos de infancia, es triste, como volver a ver al primer pololo pero con 40 kilos más, un corte de pelo feo y ropa que no combina, ¡terrorismo!

3 comentarios:

Claudia Pas dijo...

uuuuy sii concuerdo plenamente con esta acusacion. me carga ver la television y ver como destruyen las canciones, para que despues las esten cantando en la calle jajaja. como decias, es destruir recuerdos.

plop

jajajaja

haydeus zumaetus dijo...

creen q con una cancion exitosa van tener una exitosa venta de su producto. supongo es una buena estrategia publicitaria traspasar la "emocion" q te provoca la cancion , a lo q quieren vender. (felicidad veraniega, poder, tranquilidad, buena onda, etc).y jode el asuntito.
aunq creo q les resulta de peliculin.

dejar de ver tele es la custion, y elegir radios q publiciten al video club del barrio. como mucho?? es posible!

Ñoña memoriona dijo...

Pero terminan haciéndonos odiar la dichosa cancioncita, fregando, de paso, la posibilidad de volver a asociarla con algo agradable. ¿Has escuchado la musiquita de los supermercados, tono de espera y algunos ascensores? De verdad me cuesta asociarlo con algo agradable, aunque tenga un trasfondo musical.