domingo, 9 de marzo de 2008

Inmersos en marzo


El mes ya nos está llegando a las rodillas, y de a poco va subiendo el nivel. Cuando las cosas están así, aproximándose lentamente hasta llegar al cuello hay opciones: cerrar los ojos y entregarse a lo que venga, sumergirse para buscar una salida oculta, juntar aire y tratar de flotar, dar aletazos o concentrarse en saber por dónde entró todo, porque puede que si cambia la presión, por ahí mismo salga.
A ver qué más trae el tercer mes, pleno de acusaciones constitucionales, autos híbridos, mechoneos colorinches y obras viales saliendo al paso por todas partes. Ah y de la gata de Hualpén no supe más.

1 comentario:

Ñoña memoriona dijo...

Una noche de verano, se rompió la taz ´el baño, los mojones daban bote y la mierda hasta el cogote, caminando por los pasillos, con la mierda en los bolsillos... (cantado)