miércoles, 14 de mayo de 2008

Meter la pata


Hay muchas maneras de hacerlo; desde comentarios desubicados, confundir a alguien, sentar juntos a los que se caen mal, derramar la copa al servir, dejar las llaves adentro, no apagar la luz (o en casos extremos la plancha) antes de salir el fin de semana. Una vez un amigo literalmente metió la pata en un montón de caca de chancho. A veces no nos hacemos entender y queda la escoba.
Pucha que cuesta reconocerlo en algunos casos. Las metidas de pata existen, primero porque somos humanos y segundo porque necesitamos lecciones de humildad constantemente, por lo menos eso se me ocurre a mi.
¿De qué metida de pata se acuerdan? (que se pueda contar)






El error ahí pudo ser el bailecito de Leroy Gomez... juzgue usted.

4 comentarios:

pez dijo...

Una vez no vi a la abuelita (muy flaquita) del niño que me gustaba y me senté encima, jajajaja, tal cual.

Menos mal resistió. Menos mal le dio lo mismo.

Yo tenía 13 años, decir que me puse fuccia es poco.

Ñoña memoriona dijo...

Mi hermano llamó una vez al Preuniversitario que íbamos preguntando por la señorita "Palmenia Pizarro", cuando era Palmira Ramos...

Alex dijo...

mi mamá me pillo en situaciones poco decorosas con una ex...para que decir la grande que quedó.
jaja, ahora que me acuerdo es muy chistoso

Ñoña memoriona dijo...

En perspectiva el poco decoro produce situaciones divertidas...