sábado, 24 de mayo de 2008

Ya vienen por ti


Hoy en la mañana estaba soñando algo feo; que íbamos mi hijo, mi marido y yo paseando, entrábamos a una galería, no asomábamos a negocio de helados y había una persona amordazada y dos más como abriendo la caja, salíamos sigilosamente para avisarle al guardia y un tipo con una pistola nos empieza a gritonear "no digan nada" y cosas por el estilo, salíamos a la calle y el tipo gritaba más, así que nos tirábamos al suelo, tratando de arrancar, yo me fijaba que en la pared al frente se proyectaban nuestras sombras y nos seguía, como a Sarah Connor, un punto rojo. Mi marido alcanzaba a salir , mi hijo intentaba, pero trataba de volver donde estaba yo, así que teníamos que decirle fuerte, "¡sigue!, ¡baja la cabeza!" hasta que también salía. Mirando la sombra me daba cuenta de que el punto rojo tiritaba y se movía mucho; estaba cerca de mi hombro, de mi pierna y después en mi cabeza.
En el clímax del relato onírico, mi perra me despierta gruñendo porque quiere ir a hacer pipí. Afuera había una neblina espesa, de las que distorsionan las luces y no dejan ver más que un cuarto de cuadra, un ambiente de pesadilla, para hacer juego con lo que había soñado recién.
Me acordé de otro de mis escenarios de pesadilla: anocheciendo en Los Andes, por Avenida Argentina, con muchos camiones pasando y levantando polvo. Ese ruido, ese aire y la forma en que las luces pasan por el polvo, junto con el olor a humo y más encima una calle adoquinada formaban una escenografía muy parecida a mis malos sueños.
Parece que estoy viendo muchas películas.


4 comentarios:

Alex dijo...

o callando muchas cosas o muy preocupada.

Ñoña memoriona dijo...

Chata de la incertidumbre de no encontrar pega puede ser

pez dijo...

Son lo peor esas pesadillas con ingredientes de la vida real y que te dejan intranquila por un buen rato.

Yo soñé hace unas semanas con la perra amarilla de José Donoso y después me anduve cruzando con varios ejemplares de canes amarillos en la calle.

Un beso y ojalá que pasen los malos sueños.

Ñoña memoriona dijo...

Gracias, tiendo a soñar con guión de películas, en este caso de acción-suspenso.