jueves, 22 de mayo de 2008

Qué bonita vecindad


La gracia del Facebook es lo fácil que resulta encontrar gente conocida: primos, amigos del colegio, compañeros de Universidad, compañeros de jardín infantil, personas que no vemos hace tiempo y es bueno volver a ver, aunque sea en fotos. Y de repente baja la curiosidad y uno se entretiene viendo a los amigos de los amigos; quién se casó con quién, cuántas guaguas han tenido, qué fue del vecino de cuadra de cuando andábamos en bicicleta por la plaza.
Hay gente con amigos muy top, faranduleramente hablando, hay gente con multitud de amigos, hay gente amiga de Florcita Motuda y del perro de Lipigas.
Estos dos últimos días me puse a jugar el word challenge, que consiste en combinar letras para formar la mayor cantidad de palabras posible, mi máximo ha sido tener la habilidad verbal de un vendedor (más que porrista o que rock star, ja ja).
Más de alguno llegó a este blog por la propaganda que hago en mi mensaje de Facebook, una vuelta de la vida a un click.




3 comentarios:

Alex dijo...

Jajaja, el facebook o todo tipo de comunidad virtual se convierten en extraños espacios para saber que es de los otros.
Para una memoriona copuchenta, supongo que está en su salsa.
Saludos

Ñoña memoriona dijo...

¡Por su pollo!, como dijo Homero.

Clau dijo...

Siii tienes razón yo me he encontrado con compañeros de colegio es entretenido sobre todo cuando a una le pica el bichito de la copucha jaja
Abrazos de oso pa ti!
Aps y siii tienes razón que los matris comunitarios son los mas lindos y emocionantes!
adios guapis