lunes, 12 de noviembre de 2007

Arte en la calle


Me gusta ver que hay personas preocupadas de expresarse y, de paso, darle un sello personal a las paredes. Siempre me fijo en los graffitis, afiches y autoadhesivos que pegan en las señales de tránsito. Me gustan especialmente los esténciles (Stencil) porque son muy ingeniosos y en general más críticos o de denuncia, creo que son activos e interactivos, que se comentan y producen un efecto de choque. Transforman el entorno y a pesar de ser seriados imprimen identidad a un lugar.
Hace poco vi en al Alameda un afiche en blanco y negro, donde aparece una cintura de mujer, rellenita, con la frase "los 60 cms a la mierda".
Me gusta también una conejita (autoadhesivo) que hay cerca del metro Toesca en un signo de máxima 50, el duende de Liniers que pusieron en la caseta afuera del metro Quinta Normal (antes de que la pintaran verde), el esténcil de un perro abandonado es una animal que sufre en la esquina nor poniente del metro Santa Ana, el graffiti de gatos, palomas y peces en la plazuela Elauterio Ramírez (ascensor Cordillera) y el mural mexicano chileno afuera del museo Lord Cochrane.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

a mí también me gustan las caras de Bush con orejas de Mickey

Ñoña memoriona dijo...

También quiero recordar el kultrún con chinitas de Ñuble con Av. Viel