lunes, 5 de noviembre de 2007

Palabras mágicas


Descubrí una frase que funciona como magia en la ciudad, en el campo no tiene tanto efecto porque es más cotidiana. No es "Abracadabra", ni "por favor", tampoco, "Dhuir", "Hocus Pocus", "Alakazam", "Shazam", "Sabadabadán" o "supercalifragilisticoespialidoso".
Lo lindo que tiene la frasecita es que se dice sonriendo y al contacto con los dientes produce un efecto de espejo en el interlocutor. En casos extremos, cuando el interlocutor es incapaz de esbozar una sonrisa por los años de atrofia muscular empática, éste se da el tiempo de mirar, durante un lapso de 1 a 2 segundos, a la persona que pronunció la virtuosa frase.
Como esto no es adivinanza, sin rodeos: "Buenos días".

2 comentarios:

c. dijo...

santiago se vuelve menos hostil cuando uno se da cuenta d q aun hay personas q pronuncian la frasecita aquella.
pero cuando es uno quien la emite, te miran con cara de "usted no es de por aca cierto?"

Anónimo dijo...

El otro día se subio una señora al mismo colectivo mio, dijo buenos días, nadie le respondio, yo buscaba monedas, y los otros(3), no sé que hacían, entonces ella volvio a decir, en tono más elevado ¡buenos dias, dije!, y por arte de magia todos le respondimos, además nos reimos, ya que le hicimos notar su tono, y ese fue un mejor día